Jul 08

El trabajo docente

Ingresar a la docencia genera múltiples sensaciones. Cuando alguien es llamado para hacer sus primeras suplencias existen ansiedades como en ningún otro trabajo. El miedo al fracaso está siempre presente.
No ser reconocida como docente por los alumnos, por los pares son los temores iniciales. También desconocer el “habitus” de esa institución en particular. “Cuando salgo al recreo, el resto entra”, “la leche la tomamos a las 9”, “te toca cuidar debajo de la escalera en el costado de la vuelta del peladero”. Como si la nueva maestra fuera un ladrillo de toda la vida en la escuela.
Como en ninguna otra parte del empleo público, la nueva profesora, maestra o maestro le teme a la mirada de la jerarquía. Está también atenta a la mirada de la sociedad, los padres, el almacenero. El llamado de una escuela combina en pocos instantes todo eso pero mucho más.
También la alegría por comenzar el camino del trabajo, la expectativa por querer cambiar el mundo, las ganas de aplicar ideas, de decir las cosas que se piensa el mundo debe saber.
El inicio en la docencia es tormentoso, agridulce y único. Amsafé se complace nuevamente en publicar las fechas de inscripción a suplencias y concurso una vez más. Para quienes no lo toman como una conquista, reniegan del pasado. Nosotros seguimos con la memoria activa.


Enlace permanente a este artículo: http://www.amsaferosario.com.ar/el-trabajo-docente/

Deja un comentario

Your email address will not be published.